El Modelo Educativo de la UCICAM se fundamenta en el paradigma constructivista, desde el enfoque pedagógico humanista y cristiana, orientado al desarrollo de competencias, centrado en el aprendizaje significativo, que propicia la aplicación de conocimientos en la solución de problemas.

La formación humanista se fundamente en el Humanismo Cristiano, mediante la configuración de un espacio educativo y pedagógico en el que las humanidades establecen su pertinencia y reconocen la complejidad en los procesos de formación integral.

La formación cristiana busca formar para un mundo mejor en el compromiso con la dignificación de la vida, construir una ética y un humanismo cristiano manifestados en el estilo de vida desde los principios del Evangelio y del Magisterio de la Iglesia.

La formación social se fundamenta en una formación para la acción y en la acción y se construye desde tres referentes. El primero, formar para la construcción de la identidad y el sentido social del conocimiento. El segundo, formar para aportar al desarrollo la sociedad y la promoción humana. Y, el tercero, formar para la convivencia y la participación social en el respeto a la diversidad.

La formación académica, disciplinar y profesional, tiene como finalidad formar para: convivir y participar respetuosamente; interpretar, desarrollar y transformar el conocimiento; actuar con sabiduría; y dar sentido a la vida a través del valor del trabajo. La UCICAM busca la formación integral de la persona, la misma se concibe como la interacción entre las dimensiones humana, cristiana, social y académica y se asume como responsabilidad compartida de directivos, personal administrativo y docentes con la intencionalidad de propiciar el desarrollo de las potencialidades humanas y favorecer